sábado, 27 de septiembre de 2014



Hola amigos! En los tiempos que corren, me resulta cada vez más imperioso que recordemos profundamente nuestros orígenes y avanzar al unísono con la sinfonía amorosa del Universo. Creo que no hace falta dar demasiadas explicaciones, basta con dar un vistazo a las novedades del mundo,  para darnos cuenta de la situación. Por ello, les comparto el Mantram de la Unificación











jueves, 3 de abril de 2014






" Puedes preguntar al Tarot lo que quieras, aún cuando éste en realidad no es más que un vehículo para exponer lo que YA sabes. Cualquier carta que saques como respuesta a un tema es una reflexión directa de lo que algunas veces eres incapaz o NO deseas reconocer en ese momento"


                                                               TAROT OSHO ZEN




viernes, 22 de noviembre de 2013




Recuerden que los pensamientos son cosas...y no es una pavada, piensen que todos aquellos que inventaron cosas, ya sea una mesa, una silla, un simple escarbadientes o un arma para matar, una bomba atómica, un aparato de torturas, PRIMERO lo ideó, lo tuvo en la mente, lo visualizó y luego se materializó de alguna manera. O sea que TODO lo que pensamos luego ES, para bien o para mal. Pongamos exquisito CUIDADO en nuestros pensamientos para el bien personal y de toda la vida en el planeta. Seamos creativos y no destructivos.




miércoles, 7 de agosto de 2013

Las cartas no predicen, solamente dicen, exponen, anuncian, algo potencialmente creado para desarrollarse en el futuro a partir de tu actual disposición mental y espiritual. Es tu responsabilidad operar los ajustes o cambios necesarios para mejorar tu actitud frente a aquellos posibles acontecimientos no tan agradables. Todo comienza a cambiar favorablemente cuando tomamos consciencia de que no estamos librados al azar y que el plan de Dios en la Tierra es perfecto.




viernes, 12 de julio de 2013




El Tarot del Siglo XXI es el verdadero Tarot, el Tarot que ha salido a la Luz para traernos toda la enseñanza que durante tanto tiempo estuvo oculta ante los ojos de la humanidad, una humanidad que no estaba lista para recibir toda la información que tuvo que ser encerrada, escondida, vedada en las figuras de los Arcanos (secretos).
Hoy llegan los tiempos de Luz, tiempos en los que el ser humano se prepara para vivir otra realidad, de descubrir el verdadero origen, el verdadero destino.
Por éso hoy más que  nunca se despierta el Tarot con toda su fuerza para traernos el GRAN conocimiento.
Quien acude a una consulta de Tarot, ya no sólo lo hace para saber qué le depara el destino: si vuelve o no vuelve, si se hace o no se hace, si pasará tal cosa o no pasará....el humano del S.XXI busca más allá de lo perecedero, de lo efímero, de lo fugaz... busca iluminarse, busca evolución, busca el camino para volver a la fuente, busca lo trascendente y descubre en el mensaje de los Arcanos un vehículo seguro que lo ayuda a transitar el camino a través de una vida espiritual plena y feliz




viernes, 12 de abril de 2013




Es propio de la naturaleza humana tener cierta curiosidad o inquietud por saber anticipadamente lo que nos depara el destino. Tal vez la mayoría de las personas que recurren a un oráculo lo hacen movilizadas por ésta razón.

Existen variadas herramientas o técnicas que sirven y son utilizadas desde la antigüedad para vislumbrar ése futuro que se presenta tan enigmático e imprevisible por la simple deducción o el análisis racional. Puntualmente me he dedicado al estudio y práctica del Tarot, el I-Ching y la Numerología.

Pero...solamente sirven para vaticinar sucesos del futuro? o podemos encontrar respuestas mucho más profundas y enriquecedoras para nuestro aprendizaje de vida?
Considero que la frase de la citada película dice bastante, el primer impulso es mirar el futuro, pero a partir de allí se abre un abanico de posibilidades que nos permitirán realizar acciones que nos lleven a concretar lo que queremos que pase y ése es el misterio sobre el destino: hacernos conscientes de que hay ciertas cosas que dependen únicamente  de nuestras formas mentales, es decir, de lo que pensamos y que no estamos totalmente librados al azar porque el plan de Dios es perfecto. Todo es cuestión de una actitud mental positiva y de aprender a dirigir nuestra energía correctamente para lograr materializar nuestros buenos deseos.